MADRE ROJAS, LA NUEVA CANTINA QUE REIVINDICA LA ESQUINA PORTEÑA Con impronta gastronómica, prendió sus fuegos el 14 de diciembre y busca dar impulso a una zona prometedora.

Los dueños de SEDE WHISKY y SIFÓN se asociaron con el chef y productor de ganadería sustentable, Juan Barcos, para crear Madre Rojas, la reivindicación de las clásicas cantinas porteñas con el foco en la calidad del producto y una cuidada selección de la materia prima.

 

Después de apostar a Chacarita como nuevo polo gastronómico, Madre Rojas busca dar espacio al patio trasero de Warnes, un área muy arbolada y con gran potencial, marcada por su tranquilidad y que funciona como centro geográfico de la Capital, conectando Villa Crespo, Paternal y Chacarita con Caballito.

Bajo una perspectiva donde se priorice la calidad, el trabajo de Madre Rojas está en cuidar cada detalle para que la experiencia sea especial: Desde la arquitectura y estética clásica de esta esquina con gran vereda, hasta el diseño distintivo de la parrilla como joya del lugar, o la vajilla de Tsuji y la cristalería de El Progreso, la primera cooperativa del vidrio en la Argentina.

La construcción del menú está regida por la estacionalidad de los productos y busca ser un punto de encuentro entre lo clásico de una cantina y un restorán contemporáneo. Es así que entre los platos se pueden encontrar desde papas fritas con provenzal hasta unos puerros asados con puré de papas, avellanas y romesco, o desde asado del centro a una burrata con durazno, tomates orgánicos y huacatay.

Al mismo tiempo, hay charcutería wagyu elaborada por César Sagario (Frigorífico Sello de Oro, Corte Comedor) y salame chacarero de Emiliano Belardinelli (Adora, General Rodriguez), en paralelo al actual desarrollo de embutidos parrilleros junto a la Ing. Mariana Sánchez, Jefa de Desarrollo de Nuevos Productos del INTI.

Madre Rojas busca ser un lugar de encuentro, reivindicando la identidad de la esquina porteña tan presente en los barrios de la ciudad. Pero la mística no está solo en la superficie, debajo, en un pequeño sótano, se encuentra la cava que resguarda una cuidada carta de vinos que acompaña el criterio de la propuesta; la calidad. Indistintamente del estilo enológico, lo que rige es el producto y el productor, con propuestas variadas, atravesando los modernos que se van convirtiendo en clásicos como pueden ser los vinos de Juanfa Suarez en Paraje Altamira, pequeños productores o íconos indispensables como Wainert y Tempus.

 “Quisimos traer al barrio una típica cantina porteña que también interpele al gastronómico o la cocina contemporánea. El diferencial está relacionado con la búsqueda y selección de materia prima, productores y productoras, que hicimos previo a encarar el proyecto, y cómo eso convive con el barrio. Quisimos encontrar lo mejor de cada área para traerlo a Madre Rojas” señaló Juan Manuel Bidegain, creador de esta nueva propuesta gastronómica junto a sus socios Roberto Cardini, Gonzalo Fleire y Juan Barcos.

Abierta de martes a domingos, de 19 a 1hs, sin dudas, planta bandera como una alternativa innovadora y promete devolverle el brillo a una zona de CABA con mucho potencial. 

Deja una respuesta