MINI FOODIES AL PODER DE LA COCINA

La gastronomía ya no es tierra de los grandes, ni tampoco de unos pocos. El espacio de cocina, comienza a ser un lugar cada vez más frecuentado por los más pequeños del hogar. Representa un momento de encuentro, de experiencia y de tiempo para compartir con la familia.

Se trata de una actividad que viene teniendo protagonismo desde hace un tiempo y los chicos no son ajenos a eso. Está al alcance de todos, cualquiera puede cocinar. El auge de programas culinarios, ferias y eventos gastronómicos también ha colaborado en generar este gran crecimiento. Para los chicos es un espacio que permite la experimentación en todo sentido, donde pueden “jugar” y compartir con los adultos, un momento de diversión estimulante donde no hay miedo de probar y equivocarse.

Ahora bien, ¿cuáles son los beneficios concretos? La respuesta es múltiple y completamente enriquecedora.

Potencia la alimentación saludable: permite ampliar el conocimiento acerca de los alimentos, comprender de dónde viene lo que comemos, entender el valor nutricional de cada plato, conocer nuevos ingredientes, desarrollar el paladar y estimular los sentidos. Al cocinar, uno prueba y al probar se potencia la incorporación de nuevos sabores.

Impulsa la creatividad: la curiosidad propia de los niños, combinada con la posibilidad de probar, tocar, mezclar y descubrir nuevas maneras de hacer las cosas o nuevos sabores.

Dejarse llevar por la libertad de crear, les permite generar un espacio en el que todo está por descubrirse.

Promueve el trabajo en equipo: es una oportunidad para estimular la colaboración entre pares, la comunicación, el concepto de meta compartida.

En conclusión todos los chicos pueden cocinar, las edades definirán qué tipo de procesos pueden llevar adelante y el grado de complejidad acorde a cada caso. Algunos consejos para sumarlos a la cocina son: proponer la actividad como un momento de encuentro, generar un espacio atractivo en términos visuales y sumar electrodomésticos que faciliten ciertas tareas. Por ejemplo Peabody cuenta con una serie de soluciones ideales para este fin, productos como el rallador eléctrico, picador, grill, batidora de mesa, batidora de mano, son algunos de los grandes aliados de la cocina con los más chicos de la casa.

Cada receta propone un nuevo desafío de técnicas: corte, amasado, manejo de fuegos, etc. Si hay algo que le gusta a los mini foodies es “meter mano” y en eso hay que darles libertad total. Estimularlos a probar, tocar, mezclar y descubrir nuevas maneras de hacer las cosas o nuevos sabores.

Por Natalie Neuberger Diseñadora de cocina y cocinera que diseña- Diseñadora Gráfica por UBA y apasionada por la cocina. Directora de Coolinaria. @Nataliemchef

Deja una respuesta